Juan Guraya Urrutia







Bilbao 1.896

+Las Arenas 1.965

Estudió en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Bilbao, compaginando las clases con trabajos que realiza con escultores como Quintín Torre, Moisés Huerta o Higinio Basterra.

Se traslada a Madrid, donde trabaja con Lorenzo Coullaut Valera, Miguel Blay y Mateo Iñurria, volviendo de nuevo a la capital vizcaína. Posteriormente decide viajar a París, ciudad en la que permanece poco tiempo, ya que regresa a Bilbao para montar su propio taller.

En 1924 viaja a América y trabaja en La Habana, colaborando con Moisés Huertas en el monumento al General Máximo Gómez, trabajando en las obras del Capitolio y esculpiendo tallas religiosas como las realizadas para el convento franciscano.

De vuelta a Bilbao continúa recibiendo encargos, la mayoría de ellos de carácter religioso. Su estilo se basa en la tradición, tratando los modelos con un gran realismo.

Entre sus obras pueden destacarse el grupo de la Santísima Trinidad del Convento de las M.M. Trinitarias de Deusto, realizado en madera; la estatua de San José de la Iglesia Parroquial de Coín (Málaga), el grupo escultórico La Estigmatización de San Francisco de Asís, en madera; San Francisco yacente, para el panteón familiar de don Antonio González en Bilbao, en caliza y mármol; San Juan Bosco y María Auxiliadora, para el colegio de los PP. Salesianos de Bilbao, en piedra. Para la Cofradía de la Sagrada Cena de Valladolid esculpe dos pasos procesionales, concretamente el Jesús de la Esperanza (1946) y La Sagrada Cena (1958).

Entre las obras de carácter civil, además de las ya mencionadas que realizó en La Habana, pueden citarse el Monumento a la reina María Cristina, en San Sebastián, en el que colaboró con León de Barrenechea y que fue inaugurado en 1919; o el monumento a la Marina Mercante, también en capital cubana.


PASO PROCESIONAL REALIZADO PARA LA VERA CRUZ:

La Última Cena (1.943)